Que me agarren las montañas, o que me suelte el mar

Esta es la conclusión a la que llegamos una amiga de Ecuador y yo, cuando sobre la posibilidad de elegir entre la playa o la montaña