Los domingos NO, y de noche ¡menos!

Nadie nos enseña a amar el lugar donde nacimos y celebrarlo todos los días. Es un recorrido que hay que pasar en solitario. Hasta que surge una amenaza de perder ese lugar, ahí es cuando nace el amor en formato colectivo y se comienzan a ver los espacios deshabitados, con lágrimas de humedad y grietas típicas de quien ha esperado ser disfrutado durante años. ¿Por qué esperar a que eso pase?

Anuncios

Los cuentos de La Rambla Montevideana

Cuando una pasea por La Rambla Montevideana una parte de nosotras se abstrae y se crea una burbuja de placer individual que solo nos permite disfrutar el momento del aquí y ahora. Estás presente en cada movimiento, observando, dejándote conquistar por las maravillas de colores que tiene el cielo uruguayo... Y es ese el estado...Como de enamoramiento.

Mucho gusto, Montevideo

Desde qué decidí salir de Venezuela para instalarme en Montevideo, mi vida ha dado un giro de 180°. La diferencia entre Caracas y este lugar es abismal, y no lo digo solo por la diferencia de problema -país, sino por la cultura, la forma de ver la vida y la diversión. Yo sé que son … Sigue leyendo Mucho gusto, Montevideo