Nunca pensé dormir en una funeraria

Así fue como viví mi primer velorio y entierro en Uruguay. Porque Migrar también es eso, aprender sobre la muerte y los rituales fúnebres.

Quiero, pero gratis

Este es un texto que nace después de haber estado en un caos de ruidos externos, de haber dicho que sí a todo y de haber corrido por ideas que no me correspondían. Es tiempo de decir que no.

No aguanto más mi trabajo “temporal”

Me cansé de enfocarme en trabajos temporales para vivir, en vez de elegir objetivos y metas que me ayuden a estar más cerca del lugar que quiero ocupar en mi vida. Renuncié sin planes, como siempre. Esta es la historia...

Los domingos NO, y de noche ¡menos!

Nadie nos enseña a amar el lugar donde nacimos y celebrarlo todos los días. Es un recorrido que hay que pasar en solitario. Hasta que surge una amenaza de perder ese lugar, ahí es cuando nace el amor en formato colectivo y se comienzan a ver los espacios deshabitados, con lágrimas de humedad y grietas típicas de quien ha esperado ser disfrutado durante años. ¿Por qué esperar a que eso pase?

Que me agarren las montañas, o que me suelte el mar

Esta es la conclusión a la que llegamos una amiga de Ecuador y yo, cuando sobre la posibilidad de elegir entre la playa o la montaña

Todos quieren ser valiente, pero ¿Quién se atreve?

Un texto que escribí en el 2018... Apenas renuncié al trabajo sin tener planes, ni ayudas, ni dinero. Porque sueño (y creo) que puedo vivir de una forma distinta y para vivir así, hay que moverse.

HACER EL AMOR con Montevideo

Solo les turistas pueden ver la belleza de las ciudades; solo ellos perciben la bondad de nuestros entornos, la majestuosidad de los paisajes; solo ellos le prestan atención, observan, acarician y pueden ver el potencial de espacios que, para nosotros son invisibles. Ahora, nos toca a los residentes. Es aprendes a escribir inspirándonos en nuestra ciudad.