Hola, ¡qué lindo verte!

pasa, siéntate que ya te cuento

¡Ay! disculpa que no pude acomodar nada antes de que llegaras… La verdad, no esperaba visitas, porque dejé de darle amor a este espacio hace tiempo… Es que, entre el trabajo, los estudios y la migración, pues no me da para mantener esto.

Pero te cuento un poco de qué va este lugar:

Este es el espacio donde expongo historias reales sobre mi cotidianidad. Esto que ves acá, ha pasado por muchas cosas, comenzó hablando de mi experiencia como inmigrante, después comencé a viajar y conté sobre los lugares que conocí, no fueron muchos, pero yo quería ser “blogger” jaja, luego me di cuenta de que eso no iba a pasar y comencé a hablar un poco más sobre mi negritud aunque, confieso que para ese momento, ni siquiera sabía que estaba enfrentándome con una verdad racial.

En fin, cuento de todo un poco… No prometo muchas cosas, pero algo lindo seguro vas a encontrar, porque lo que digo es lo que me mueve y lo que me pasa y yo soy fiel creyente de que la intimidad es también un acto político que puede ayudar a otras personas a reflexionar ciertos temas, o a llevar a la acción esas ganas de “algo” que tenían en mente hace un tiempo.

Yo siento que escribo pa’ que la gente baile, pa’ que se rían a carcajadas y muestren todos los dientes.

Y lo hago con la intensión de que nos encontremos en esa pista de baile, con las caderas bien sueltas y los pies descontrolados, apasionados, ligeros… Porque esa será una danza auténtica, y será nuestra.

Te dejo conocer… Luego me cuentas cómo te fue.

La Chacrita del Sur, Canelones